Ser o no ser

    Yo no era nada, ni nadie, ni siquiera podría decirse que era proyecto de ser, sin embargo fui y soy, por pura casualidad, suerte o azar. Un día cualquiera, en un momento cualquiera, por ninguna razón ni motivo, yo sin ser tan veloz ni inteligente como lo eran  mis compañeros, conquisté e icé mi bandera…

El fantasma de la kasba

Tras ser plenamente consciente de que me había convertido en un fantasma, llegué a pensar que en esta postrera condición ya nunca podría verme afectado por vicisitud o infortunio de clase alguna. Una vez muerto, ¿qué circunstancias podrían acaecer que me llevasen a una situación peor que la de haber perdido la vida? La verdad…

El templario hueco

      La tormenta que se avecinó sobre Toledo hizo a Nuño Alvear, caballero de la orden del temple, encontrar la muerte de manera prematura y horrible. La sangre seca asomaba entre sus comisuras y la nariz, todo el cabello se había tornado cenizo y una espantosa mueca coronaba el cadáver. Las moscas lamían…

El dominio del Señor Garfunkel

  Siempre he sido un galante de patas oscuras amante de los pasatiempos refinados. Analógico de nacimiento, y fiel a mis bigotes. “ Un bon vivant “ de los de manual. Ya saben…uno de aquellos que resultan difíciles de pescar pero que al mínimo movimiento embaucador de cola terciopelo pican el anzuelo. Con aras de…

Metrotopía

  Por mi lado izquierdo escucho portugués, francés intuyo desde mi derecha, imposible para cualquiera entrever este sordo combate en mi cabeza. Bajo el subsuelo viajan vagones que transportan un collage masivo: diversos tonos, dispares colores que decoran parte de mi camino. Cuando la ruta subterránea muere, el embrión de los itinerarios estalla en decenas…

Remanso de Aurora

“Es difícil empezar a escribir una historia dura, pero aún más difícil es escribirla sabiendo que mucha gente te criticará o directamente no te creerá. Me da igual, no escribo esto para hacer amigos. Escribo esto para sentirme mejor conmigo misma, porque hasta que no lo haga no podré superarlo. Empezaré contando una historia de…

LA MUJER DE NINGUNA PARTE: relato en bucle

Se levantó, y con un largo suspiro, se dirigió a la puerta y la cerró con tristeza y desasosiego. Supe que jamás volvería a verle, me despedí de su sombra acariciándola con prudencia. No pude contener las lágrimas, así que empecé a llorar flores. Eso es lo que hacen los árboles. Porque eso es lo…