Ciber(N)éticA para no iniciados

Me hicieron pasar a su despacho, que resultó ser una estancia nada ostentosa. Ella se encontraba tras su escritorio, hojeando varios documentos. Me invitó a sentarme haciendo un suave ademán con su mano, al tiempo que sonreía. Tomé asiento y me presenté como corresponsal de la revista “Visiones del mañana”, recordándole la cita que habíamos…

El leñador de bohemia

      Bohemia, tierra de los boyos. En latín se les conocía como boius, pueblo del ganado y pueblo guerrero. La tribu celta que dominó parte de la actual República Checa cuyas historias derivan en leyendas y en olvidadas verdades. La de hoy sigue a un boi concreto cuyo nombre se ha perdido. Cuya…

Nunca fui Nemo

  Era un día cualquiera, algunos rayos de sol privilegiados que habían conseguido entrar por la persiana me despertaron. Aún no había recibido su visita diaria en la que me traía el desayuno esperado, además desde que había llegado ese chucho despreciable ya no notaba mi presencia, estaba distante y solamente le impresionaban los pequeños…

El triste trance del juglar

¿Dónde ha ido a parar mi genio creativo? El público danza embriagado de emoción. Pero para mi alegría no hay motivo, pues otro juglar es quien hace la función. En adelante solo intuyo desgracias. Dudo que se me tenga en consideración. Presagiado error fue acudir a estas nupcias: desoí razones y seguí al corazón. Se…

Desubicado

      No quiero que te lo tomes a mal, pero me pareces un subnormal. No es algo único, es extensible a todo ser consciente y más o menos sintiente. No tiene nada que ver con un sentimiento de superioridad, más bien al contrario. Dudo sobre cada acto, decisión, incisión y sensación que poseo….

Ser o no ser

    Yo no era nada, ni nadie, ni siquiera podría decirse que era proyecto de ser, sin embargo fui y soy, por pura casualidad, suerte o azar. Un día cualquiera, en un momento cualquiera, por ninguna razón ni motivo, yo sin ser tan veloz ni inteligente como lo eran  mis compañeros, conquisté e icé mi bandera…

El fantasma de la kasba

Tras ser plenamente consciente de que me había convertido en un fantasma, llegué a pensar que en esta postrera condición ya nunca podría verme afectado por vicisitud o infortunio de clase alguna. Una vez muerto, ¿qué circunstancias podrían acaecer que me llevasen a una situación peor que la de haber perdido la vida? La verdad…