La edad de piedra

Nadie supo nunca dónde iba cada noche mi abuelo. Si me pedís opinión, yo supongo que nadie preguntó jamás. Pero el otro día me encontraba lo suficientemente ebrio como para quedarme dormido en el desván. Al despertar con vergüenza y sin ropa, preposiciones que se podían invertir la noche previa, me topé con una caja…

El elogio de las Galápagos

  Carla bajó al bar como todos los lunes para encontrarse con Mara. Llevaba el pelo alborotado después de un largo día de trabajo, y sostenía con delicadeza un cigarro que iba consumiendo a medida que lo aspiraba con fuerza y arrogancia. Al llegar saludó sin mucho entusiasmo y arrastró la silla de plástico de…

El triste trance del juglar

¿Dónde ha ido a parar mi genio creativo? El público danza embriagado de emoción. Pero para mi alegría no hay motivo, pues otro juglar es quien hace la función. En adelante solo intuyo desgracias. Dudo que se me tenga en consideración. Presagiado error fue acudir a estas nupcias: desoí razones y seguí al corazón. Se…

Ser o no ser

    Yo no era nada, ni nadie, ni siquiera podría decirse que era proyecto de ser, sin embargo fui y soy, por pura casualidad, suerte o azar. Un día cualquiera, en un momento cualquiera, por ninguna razón ni motivo, yo sin ser tan veloz ni inteligente como lo eran  mis compañeros, conquisté e icé mi bandera…

El dominio del Señor Garfunkel

  Siempre he sido un galante de patas oscuras amante de los pasatiempos refinados. Analógico de nacimiento, y fiel a mis bigotes. “ Un bon vivant “ de los de manual. Ya saben…uno de aquellos que resultan difíciles de pescar pero que al mínimo movimiento embaucador de cola terciopelo pican el anzuelo. Con aras de…