Antropocentrismo

—¿Qué nos queda por hacer? —Ya está todo. —¿No podemos hacer nada más? —No. Ya no queda nada por hacer. —Pues vaya… El hombre de mediana edad se sentó en el suelo, abatido, mientras la anciana iba a calentar el agua de la tetera para una última taza. La última semana se habían mantenido entretenidos…

¿De dónde vienen los niños? – Morrocotudo Johnson VIII

Estaba retirado. Hacía mucho tiempo que no viajaba a la ciudad, pero bastó un solo mal augurio para que me calara mi sombrero ajado y cargara con mi vieja maleta hasta la estación de tren. El tren resopló una nube de vapor, como un agotado corredor maratoniano que hace un descanso antes de volver a…

Lluvia en la iglesia

Los aquelarres eran habituales en aquellos tiempos. Hijas de los bosques y de la naturaleza en todos sus prismas. Sabían de la sanación, de la muerte, de los venenos, de los huesos descalcificados, de las humedades que pudrían las hojas. Curanderas que se servían de los frutos que les ofrecía los vastos parajes que las…

Rasguño

¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué afirman ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos, en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía todo lo que puede oírse en la tierra y en el cielo. Muchas cosas oí…

Turquesa

«Soy Lawrence y ahora tengo doce años. Mi cumpleaños es el 14 de diciembre y soy sagitario. Mi color favorito es el turquesa.» Esas fueron las últimas palabras que escuchó. Iban acompañadas de risas de niños jugando en el parque. Risas de dientes faltantes, de magulladuras en las rodillas, de emoción sincera. Visitaba el parque…

Gatete

Despertar siempre era lo peor. Dormía en un agujero en la pared, sobre una rejilla de metal y tapado con una manta que se había fabricado con retazos que se había ido agenciando con los años. De cojín, una mullida piedra. No había más. A pesar de que era bajito, tenía que dormir encogido en…

Cazadora de Neón

La ciudad respiraba como si tuviera un edema pulmonar sin tratar. Pesada, silbante, agónica. Las fachadas de los edificios se lanzaban hacia delante, intentando devorar a los viandantes conectados permanentemente a la red. Sus skins brillaban en sus globos oculares mientras movían los dedos con rapidez en el aire. Abrían menús y pujaban con cryptos…

Explosión

Tengo un miedo terrible a que todo explote. Por las mañanas, me caliento el café en el microondas tapándome los ojos con las manos, para no ver la más que posible deflagración del electrodoméstico. Me meto en la ducha y me vacío un cubo de agua helada por encima que he llenado previamente con el…

La generación de la ansiedad

Dentro de cada uno de nosotros, hay una calavera sonriente esperando ser descubierta. Corrían los nefastos años de la sobrepoblación y de las tonterías encerradas en cajas. Las apariencias eran impolutas y la comprensión lectora limitada. En aquellos días, el sistema nervioso de cada persona única y especial sonaba como los diferentes componentes de un…

Las voluptuosidades del mal

Las mentiras son como las flores. Dulces mentiras decoran las tumbas y los jardines de muchos de nosotros. Sus raíces se hunden profundas y fuertes en la tierra llena a rebosar de excrementos y cadáveres. Si me dieran a elegir, decoraría cada parcela que me rodea con la frondosidad de los geranios perfumados y de…

¿Quién eres?

No reconozco al tipo que tengo enfrente. Tiene las cuencas hundidas y los pómulos afilados. Su mirada carece de todo aquello que pudiera categorizarse como vida. Puedo ver, en el rostro ajado de aquel hombre, un agotamiento agarrotado y una ausencia total de pasión. El color gris llena sus poros de una piel vetusta y…

El puerto del bosque

En un bosque sin nombre de Europa había un puerto. Estaba construido entre las ramas de los gruesos árboles, escondido tras pasar un túnel natural. La vegetación parecía cuidada en aquella parte del bosque, los caminos estaban delimitados y algunos puestos de comida humeaban a pesar de estar desiertos. Cruzó ese túnel al atardecer y…