Explosión

Tengo un miedo terrible a que todo explote. Por las mañanas, me caliento el café en el microondas tapándome los ojos con las manos, para no ver la más que posible deflagración del electrodoméstico. Me meto en la ducha y me vacío un cubo de agua helada por encima que he llenado previamente con el…

Ella y su fantasma

Cogió las llaves por la anilla metálica para oírlas tintinear. El aire las agitó suavemente mientras viajaban de la mesa al bolso y luego las dejó caer en el bolsillo grande. Le gustaba el sonido que hacían, delicado y un poco agudo, como varias campanillas chocando entre sí. Corrió al espejo de la entrada e…

Piedad

La leña alrededor de los postes estaba bastante seca, no  era verde; ese era uno de los pensamientos que cruzaban  por tu cabeza el día que en que se iba a celebrar el Auto  de Fe, os iban a quemar a ti, un guapo zagal de la calle, a  una docena de desgraciados y a…

La generación de la ansiedad

Dentro de cada uno de nosotros, hay una calavera sonriente esperando ser descubierta. Corrían los nefastos años de la sobrepoblación y de las tonterías encerradas en cajas. Las apariencias eran impolutas y la comprensión lectora limitada. En aquellos días, el sistema nervioso de cada persona única y especial sonaba como los diferentes componentes de un…

Más que ceniza

Aquella mañana me desperté como quien resucita de entre los muertos. La batalla por recuperar mi cuerpo y mi cabeza parecía perdida allí tirado con la armadura anclándome al suelo. Traté de balancearme un poco, conseguí darme la vuelta y mi cara cayó sobre la nieve. Me alivió un poco, pero no me despejó tanto…

La caída

Indistinguibles en la aurora, las estrellas comenzaron a despedirse; dejó de haber mar, dejó de haber cielo y sólo hubo una danza de jade y claroscuro, una urdimbre que nunca habíamos visto agitándose en el Norte. La nao seguía moviéndose despacio, a menos de dos nudos, y el capitán, aferrado al cabo del bauprés, ni…

Las voluptuosidades del mal

Las mentiras son como las flores. Dulces mentiras decoran las tumbas y los jardines de muchos de nosotros. Sus raíces se hunden profundas y fuertes en la tierra llena a rebosar de excrementos y cadáveres. Si me dieran a elegir, decoraría cada parcela que me rodea con la frondosidad de los geranios perfumados y de…

El árbol de la bruja

Su vista se paseaba lenta por aquellos árboles tan familiares, impregnados de olor a resina y buenos tiempos. Parecía un vuelo más por entre sus copas enmarañadas, pero esa vez el silencio pintaba un cuadro inquietante. Cada rayo de sol naranja que se colaba por entre las hojas parecía una pequeña maldición según se atenuaba,…

El Detalle

El inconfundible barritar próximo de un elefante casi me hace soltar la bandeja con vasos de té que llevaba. Iba a salir al pequeño patio de atrás y encontré a mi anfitrión de pie en la sombra, enfrentando a uno, que había atravesado el portón medio derruyéndolo. Juntas las manos, ligeramente inclinado, salmodiaba con una…