Cambios forzosos

Desierto - B&W

La terraformación siempre era un proceso complejo, entran en juego diferentes factores pero el principal es la premura. Cuando las Agujas comienzan el arco para entrar en órbita e incidir en la superficie del planeta, todo tiene que funcionar a la perfección. Penetran varios cientos de kilómetros para extraer el hidrógeno y el oxígeno; y así lanzarlo a la atmósfera para poder crear rápidamente una atmósfera respirable. Seguidamente entrarán en juego las bombas verdes, que serán lanzadas de una manera esférica para cubrir todos los puntos cardinales, y allí donde exploten se esparcirán de semillas aceleradas que cubrirán de vegetación un radio de tres kilómetros. Provocador de lluvias para limpiar restos y activar la atmósfera, bolas oscuras elásticas que recorrerán grandes superficies para localizar materiales peligrosos y anularlos e incluso ciudades pre-construidas que hundirán los cimientos rápidamente para su uso inmediato.

En algún punto intermedio de estos procesos, será necesaria la intervención de los exploradores. Cuerpo científico-militar que simplemente deberá comprobar los alrededores de las zonas comprometidas y siempre mandan al mejor.

Zeus es un coronel de la vieja escuela que no le preocupará partirte la nariz si lo ve útil y necesario y nunca sale sin Hera cerca, una científica con predilección por la cicuta líquida ingerida vía ocular. Su tándem son la fuerza y el cerebro, la confrontación y las falsas palabras amables.

Atenea era la punta de lanza, siempre iba a la cabeza y nunca la veías venir si no era su intención. Hades controlaba los explosivos, abría vías donde antes solo había suelo intransitable y pese a su negra sonrisa, tenía un corazón de pirómano puro, y bien se veía en sus cicatrices y partes perdidas. Y por último Poseidón, el laboratorio ambulante, hacía tiempo que se había despojado de su cuerpo para vivir dentro de un laboratorio completo transportado por el cuerpo de un androide, aunque conservaba su cabeza sumergida. Vigilados por dos naves exploradoras Hermes V-657 avanzaron por la superficie de la nueva colonia.

Aunque la terraformación era agresiva con toda la superficie del planeta, el cuerpo de exploradores era de utilidad para repasar cada recoveco donde pudiera esconderse cualquier especie indígena, estudiarla y posiblemente eliminarla.

Zeus tenía una vista privilegiada desde su exoesqueleto Kronos y fue el primero que vio la primera cueva que debían explorar. Mientras Hades colocaba cargas en la entrada para una posible huida forzada y Poseidón se detenía a usar sus detectores en lo que parecían unos líquenes, Atenea se adentró.

Solo tardó unos minutos en volver con noticias, esta vez fue todo el grupo el que se adentró.  Unos seres danzaban alrededor de una fogata acompañándolo de cánticos mientras otros al fondo pintaban con pigmentos cobrizos lo que para ellos había sido un cataclismo mientras que para los visitantes solo había sido la terraformación. Decidieron capturarlos para llevarlos a la nave nodriza y estudiar su composición, psicología y posible adaptación. La nave Olimpia orbitaba, expectante, y la evolución comenzó.

Arte de: Guillermo Lizarán Moraga
Puedes ver más en FACEBOOK y DEVIANTART 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.