Campo de batalla: la cocina

campode batalla la tierra

-Es increíble pero es así, ¡aquí estamos!

El extraño vagón sin ventanas se bamboleaba zarandeando suavemente las cabezas de sus pasajeros.

-Owen, en serio, déjalo ya –saltó Julia-. Creo que tengo suficiente con que me hayas liado para venir aquí, así que por lo menos espero no tener que aguantar tus perogrulladas.

Owen vio como el grandullón encargado de llevar la cámara permanecía impasible y arrugó la nariz mientras sopesaba si responder o no a Julia.

-Tía, deberías alegrarte. Formas parte de una expedición a punto de adentrarse en las maravillas de…

-¡Mejor di que necesitabas que alguien te trajera en coche!

-¡Quedamos en que eras la encargada de producción!

-Soy la de producción, la chófer, la que te aguanta todo el tiempo y… hasta soy tu banco, Owen, que siempre te presto dinero y pago yo las multas…

-Y yo a cambio te estoy cuidando a la gata… -empezó a chocar los índices de ambas manos con fuerza antes de continuar. -¡Simbiosis!

El vagón aminoró la marcha y los tres pasajeros notaron la sacudida cuando este se detuvo en el tope. El grandullón Óscar descorrió las puertas y descendieron a lo que parecía un andén subterráneo.

-¡Vamos! –Gritó Owen, emocionado-.¡La aventura nos espera!

Sus dos acompañantes le siguieron después de intercambiar miradas de resignación.

-¡Doctor Bernal, supongoooOooOooo! -El eco rebotaba en las paredes toscamente enfoscadas de aquel misterioso túnel mientras Owen se acercaba a saltitos al recorte de luz de la salida.

Sí, por eso estaba allí. Para encontrar a ese millonario excéntrico que se había perdido en su propio parque temático. Su especialidad era construir recreaciones aumentadas de lugares conocidos o dioramas didácticos sobre ciencia y tecnología que los visitantes podían recorrer asombrados, a pie o sobre un coche de raíles, completando un circuito. Corría el rumor de que Bernal estaba probando algo nuevo. Eso decían. Porque desde la visita a un nuevo concepto de parque con un grupo de inversores se había perdido todo contacto con ellos. Owen detuvo la voz de película que narraba dentro de su cabeza para apremiar otra vez a sus compañeros.

-¡Graba Óscar!¡Enciende la cámara!¡Hay que grabarlo todooooo! -Y atravesó la salida del túnel hacia la luz blanca y parpadeante de… un gigantesco tubo fluorescente.

Julia y Óscar salieron. Ante ellos se extendía un paisaje inexplicable, un mundo interior de escala desproporcionada. Una estancia ciclópea de superficies lisas: el alicatado más grande que jamás habían visto. A lo lejos, donde se perdían de vista los baldosines, se adivinaban los muebles bajo la encimera como cordilleras impenetrables. Las líneas del embaldosado confluían en el difuso horizonte solo interrumpidas por migajas y sobras esparcidas como esqueletos de ganado. Hacia el oeste, un espectacular salto de agua emergía de lo que suponían era el grifo del fregadero, cayendo sobre una pila de platos, cacerolas y sartenes; acaso una vetusta construcción olvidada e invadida por restos de salsas resecas y grasa. Junto a la cascada, el innegable bloque erigido como un monumental rascacielos, un impertérrito frigorífico. En el lado contrario, la luz entraba a raudales por un ventanal cuyo marco de aluminio alcanzaba alturas estratosféricas. Dos impresionantes tallos se desplegaban ante el ventanal elevándose desde macizos tiestos. Estas moles rellenas de tierra descansaban sobre una construcción rectangular de aluminio… el microondas.

-Es… es… -balbució Owen.

-Sí, Owen. Se ve. Es una cocina gigante.

-¡Pero de un tamaño colosal!

Al levantarse un fuerte viento, el grupo de aventureros decidió refugiarse al abrigo de las sólidas cortezas de unas rebanadas de pan.

-No sé de quién será esta cocina, pero la tiene hecha un asco -apuntó Julia. -¡Y además se ha dejado el grifo abierto!

-Y la luz encendida -concluyó Óscar al tiempo que limpiaba el objetivo de la cámara.

Y así estuvieron un buen rato bajo aquel sol preso de un tubo fluorescente.

Descubre otra aventura de Owen Stream: El día de los abetos. Por Manuel M. López.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.