La actriz que no sabía llorar

Abi

La carrera de Sara como actriz estaba a punto de despegar. No tenía ni 20 años y ya había participado en películas premiadas y sus papeles habían alcanzado un gran reconocimiento. Los grandes críticos europeos estaban entusiasmados, el público la consideraba la nueva novia de Europa y las revistas hacían fila en su casa para hacer reportajes sobre su pelo, sus mascotas, su pareja o sus platos favoritos.

Sin embargo, el gran momento que estaba viviendo estaba eclipsado por algo, y es que Sara tenía un problema: era incapaz de llorar. No es que no hubiese llorado jamás, es que había olvidado la tristeza y sus inmensos ojos ya no se cubrían nunca de lágrimas.

Su agente, sus padres, sus compañeros, su novia, todo el mundo le repetía lo mismo una y otra vez: “hasta aquí has llegado, Sara, nadie quiere a una actriz que no sabe llorar”. Ella les miraba condescendiente y les decía: “bueno, hasta ahora nunca me ha hecho falta”.

Pero el temido día llegó. El gran director de la Nuova Ola Italiana, el prestigioso realizador Marco Stefanetti, estaba buscando a una chica joven para su próxima película, una tragedia inclemente sobre la pobreza del período de entreguerras.

Sara llegó al casting con cierto aire de superioridad, era la más guapa y la más especial de todas las participantes. Sabía que Stefanetti no podría dejarla pasar. Pero sus delirios de grandeza se derrumbaron en apenas dos minutos.

-Necesito verte llorar – le dijo Stefanetti desde la penumbra.

Y Sara lo intentó, trató de expulsar sus lágrimas como si de un mecanismo se tratase, quiso accionar sus lacrimales. Se pellizcó disimuladamente por debajo de la falda, se arañó y se mordió la lengua. Pero nada. Sus ojos, sus preciosos ojos de tonos dorados no consiguieron siquiera humedecerse.

Fue entonces cuando Sara recordó una lección de su primer año en la escuela de arte dramático: no se trataba de llorar como un reflejo, había que apelar a las emociones. Y así lo hizo, en un solo instante Sara recordó el día en que se había muerto su abuelo, recordó lo sola que se había sentido cuando la mandaron a estudiar a un internado, recordó como había muerto su primer gato aquejado de una infección de hígado. Y aún recordando todo aquello no consiguió llorar. Sintió mucha congoja y un nudo en la garganta pero nada más.

-¡Vamos, bella!, ¿no quieres el papel? – la provocó Stefanetti – ¿no quieres dar un salto en tu carrera?

Entonces Sara se introdujo en sus recuerdos como nunca antes lo había hecho. Recordó todas las cartas de amor que jamás había escrito, recordó todas las veces que se había callado para no incomodar con sus opiniones, recordó las ocasiones en que había cedido ante situaciones que creía injustas y recordó a todas las personas que había despreciado. Y todo eso la hizo llorar.

Y lloró como jamás había llorado, lloró como una niña pequeña, con rabia y con dolor. Tanto lloró que se derrumbó, cayó al suelo, quedó en posición fetal y siguió llorando. Ya no le importaban ni Stefanetti ni los demás, sólo estaban ella y su tristeza.

Desde aquel día la carrera de Sara llegó a lo más alto. Interpretó los papeles más tristes de la Historia del Cine. Lloró en el cine francés, en Hollywood y en Corea del Sur. Lloró en grandes superproducciones y en diminutas películas independientes. Se hablaba de ella como “la actriz más triste del mundo” y en la Cahiers du Cinema se podía leer: “su técnica se basa en un inmenso tormento llevado al celuloide, solo se puede llegar a experimentar ese dolor cuando se es verdaderamente desgraciada”.

Pero no era real, Sara lloró el resto de su carrera, sí, lo hizo, pero sólo por un motivo: no estaba dispuesta a recordar todo aquello otra vez.

El arte es de Abi Castillo.

Podéis seguir su trabajo en: https://www.behance.net/AbiCastillo

y también en: https://www.facebook.com/Abi-Castillo-205927192780670/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s