Música que no cesa

El día que Julia recibió una carta con matasellos de Argentina, rememoró una melodía que creía haber olvidado. La melodía de un acordeón que siempre sonaba triste, pero que un día quiso sonar alegre. En ocasiones, la omnipresencia de la cotidianeidad entierra algunas vivencias del pasado en lugares recónditos de la memoria. Pero basta que…

Lejanía

Encierra sus silencios angustiados En arcas polvorientas de recuerdos Deshoja cada instante con sus manos Llorando los dolores venideros A veces se lastima intentando Alzar el vuelo con alas quebradas Y busca su refugio junto a un árbol Que nunca haya escuchado sus batallas Lanza su pena pura y quebradiza Al viento anaranjado del ocaso…