LA MUJER DE NINGUNA PARTE: relato en bucle

Se levantó, y con un largo suspiro, se dirigió a la puerta y la cerró con tristeza y desasosiego. Supe que jamás volvería a verle, me despedí de su sombra acariciándola con prudencia. No pude contener las lágrimas, así que empecé a llorar flores. Eso es lo que hacen los árboles. Porque eso es lo…

La memoria de la piel

Se había prometido no volver a posar, y sin embargo allí estaba, con su sonrisa congelada, desnuda y a solas en casa del pintor. ¿Por qué lo estaba haciendo? Era como si su piel tuviese deseos propios totalmente ajenos a ella, quería liberarse del peso de la ropa y sentir la luz de vez en…