El indómito impulso

  Joviales pies en la arena, juegos felices de infantas, jóvenes vidas apenas, segadas en lid nefasta.   Se oyó un funesto alarido, surgió del mar agitado, como el presagio maldito de un vil zarpazo inhumano.   De sangre tiñó la playa, y de angustioso espanto el temple de quien relata el hambre atroz de…

Monstruito 

No recuerdo qué día anidó, pero era verano. Un verano de esos secos y aburridos, dormilones. Persianas polvorientas bajadas hasta septiembre, un aire salido de los pozos del infierno, una ciudad desierta. Y tanto tiempo libre. Fue un día cualquiera, cuando iba yo con mis mil cosas en la cabeza y nada más que hacer…