Espino Blanco

Encontraron el lugar al cuarto día, tal y como había predicho el esbelto hombre de cabellos rubios. La travesía en barco había sido dura, y más aún la caminata sobre interminables dunas hacia un destino incierto. Sólo el temor a lo que dejaban atrás les había impulsado a seguir. Por eso, cuando Naziya vio el…