El triste trance del juglar

¿Dónde ha ido a parar mi genio creativo? El público danza embriagado de emoción. Pero para mi alegría no hay motivo, pues otro juglar es quien hace la función. En adelante solo intuyo desgracias. Dudo que se me tenga en consideración. Presagiado error fue acudir a estas nupcias: desoí razones y seguí al corazón. Se…