Sinfonía melancólica de otoño

Ada trajo las castañas poco después del amanecer. Recorrió el pueblo con paso alegre, bailando, saltando las vallas y haciendo cabriolas por los jardines, dejando frente a cada puerta los delicados paquetitos de hojas hechos con esmero. Nadie se acercó demasiado para no asustarla, pero mucha gente se asomó con disimulo a la ventana para…