Divertidas consecuencias

Tengo 8 años y si de algo no tengo ninguna duda es que no hay peor cosa en el Universo que el colegio. Bueno, en realidad sí, sus habitantes. Supongo que estaréis de acuerdo y entenderéis el por qué de mi decisión.   Hace unos días como cada lunes al despertar, entre calumnias y rayos…