Huellas de un camino secreto

La ilustración es de Xoan de Arellano, a quién podéis seguir en Facebook e Instagram.   La recepción estaba atendida por una niña flaca. Aquel era un negocio familiar. La pequeña tenía un cabello largo, lacio y negro, que ocultaba la mitad de su rostro. Mientras terminaba de escribir una nueva entrada en el libro de registros, la huésped…