La indignación de los Segundos Nombres

En la gran urbe de Ciudad Onomástica convivían dos clases de habitantes. Por un lado estaban los Primeros Nombres (también conocidos como Nombres Propios), como por ejemplo Julio en Julio Alberto, o Ana en Ana Paula. Por otro lado, estaban los Segundos Nombres, como Alfonso en Luis Alfonso, o Elena en María Elena. Eugenio era…