Fondo de la bañera

Hay cosas que no cambian. Nos esforzamos en creer que las constantes no existen, que nuestra vida puede dar un vuelco. Un giro de tortita al aire. Un puto quiebro de mosquito. Una elipsis, sentida y palpitada, en mitad de una medianoche tranquila. Tanteamos el terreno pisando de puntillas. Creemos en misterios. En estampas. En…